martes, 27 de diciembre de 2016

              

 
No me gustan estas fechas navideñas, se acumulan recuerdos, nostalgias y simplemente y aunque trato de pensar que son vacaciones laborales, no lo consigo.

Me alegro por las personas que las disfrutan, que se divierten y que no se agotan.

¡Ojo! Que yo no quitaría estas fiestas por decreto, es una costumbre arraigada en nuestra sociedad y la respeto, pero analizaría, si durante estos días dejan de existir seres humanos que sufren cerca de nosotros y allende las fronteras, incluso en guerras en las que no se sabe quién es el bueno o el malo, gente que está muy sola y en estos días y gracias a todos los medios de comunicación se lo recuerdan más.

Alegra ver y vivir  reencuentros familiares, ilusiones infantiles y gente solidaria que invierte parte de su tiempo en los más desfavorecidos y alguno parte de su dinero, plausible sinceramente.

Y ya pasada la Nochebuena y el día de la Navidad, encaramos la semana final del año 2016 y de alguna manera  es un resumen de noticias del año, las supuestamente  populares y las propias de cada uno.

Balance final del año, que dependiendo de la edad cronológica de la persona que lo realiza, será más o menos entusiasta, fantástico y con los pies en la tierra o en la luna o más allá pronto.

Y para el 2017 muchos propósitos de mejora y sueños por cumplir.

Personalmente, deseo siempre, no solo en estos días “de amor obligatorio”: Paz, Amor, Solidaridad y Justicia.

Y sobre todo:

Vivit et Vivet (vive y deja vivir) mientras Carpe diem (Aprovecha el momento o vive el día).

Y que la libertad por la que algunos contemporáneos trabajamos mucho (otros dirán luchamos), al menos en nuestro pensamiento y corazón, permanezca siempre.
     












No hay comentarios: