sábado, 1 de julio de 2017

JUBILACIÓN DE LA JEFE DE ESTUDIOS DE RESIDENCIA

BENIDORM OF COURSE....


Este escrito de opinión personal, probablemente, sea uno de los que más me cuesta escribir, son muchas sensaciones y emociones ambivalentes durante 37 años compartidos en el CPEE María Soriano con la J.E. Residencia.


Elena se jubila oficialmente el 31 de Agosto 2017,  pero ya se ha hecho la fiesta institucional el pasado día 22 de Junio por la tarde en el colegio.

Y ayer nos invitó a comer a sus colegas del equipo directivo, a la gobernadora y a mí y vayan por delante las gracias, porque de bien nacidos es ser agradecidos, fue una comida a la que me incorporé tarde por motivos de agenda y atascos, pero de la que creo que disfrutamos y lo más importante, creo que ella lo pasó estupendamente.





Para poder escribir desde el corazón como a mí me gusta, sazonando el post con gotas de razón e historia, primero tengo que perdonarme a mí misma porque siempre pude haber mejorado nuestra relación profesional y posteriormente perdonarla a ella, así podré seguir tecleando desde la paz necesaria para este pequeño y particular homenaje a una compañera que no es “un trozo de ojos con huesos” y con la que además de compartir momentos complicados y discrepar profesionalmente en bastantes ocasiones, la vida nos ha ido dando varapalos personales importantes a ambas y al final nos vamos a ir como hemos llegado, desnudos, solos y a saber dónde.

Empezó a trabajar unos meses antes que yo en el glorioso INRI de Educadora y por hacer un resumen ágil y sin especificar algunos elementos que aquí sobran, termina su carrera profesional como Jefe de Estudios de Residencia, de las pocas que creo que hay en España, mira en eso coincidimos, solo que yo soy la única Supervisora de Enfermería en Educación.



Tenemos hijas de edad similar, las primeras de ambas son casi de la misma quinta y ella tuvo, con Jesús, que también estaba ayer, otra hija más, yo me planté.

Como las dos tenemos un carácter vehemente es evidente que hemos chocado en muchas ocasiones y he de reconocer que la fuerza de los números (50 profesionales a su cargo frente 18 de Enfermería) y la LEY, pues ya sabéis el final y cuando acepté esta sencilla fórmula matemática, que no me resigné, fue algo más fácil, aunque esto algunas personas de mi departamento no lo compartían, estar en todo momento discutiendo lo que al final ya sabes el resultado no es de recibo y me vuelvo a perdonar por no haber tenido una inteligencia emocional más emocionante.

Por cierto, aclaro que discutíamos para mejorar muchas cosas en este singular Colegio, síntoma que de que a ninguna nos dejaba indiferente, conseguir que los alumnos y sus familias estuvieran lo mejor posible y que también hemos llegado a muchos acuerdos, como es lógico.

CASI ME AHOGA...



Ayer recordábamos algunas anécdotas, chascarrillos y de verdad Elena que te deseo lo mejor en la nueva etapa de vida que empiezas y que en el fondo y la superficie, me da una envidia no sana enorme.

Muchísimos alumnos residentes han pasado en 37 años y desde hace 30 que eran tu responsabilidad directa, en líneas generales la Residencia es un espacio acogedor a pesar de lo mal que la “construyeron” en el nuevo edificio y has conseguido muchas cosas a tu manera y con grandes aliados y de nuevo toca darte las gracias y felicitarte.





Bueno querida ya amiga y excompañera, estos últimos días nos consta que han sido de intensas emociones para ti, quédate con todas y disfruta de todo lo que ahora ya libremente puedes hacer o no hacer.

Claro que te echaré de menos, lo justito ( jajaja), más la nueva J.E. Residencia que ya conocemos, seguro que con todos los protocolos y procedimientos que le vas a traspasar, va a iniciar una etapa diferente que solo el tiempo y seguramente otra persona y dentro de otros 30 años le den sus merecidos honores.

"Aprovechando que te retiras, y pasas a tener todo el tiempo del mundo, hemos decidido regalarte un reloj. ¡Feliz jubilación!"

Y un bolso de Loewe, un pañuelo de ni idea, pero pijo seguro, y muchas cosas más.

Tu nos ha regalado tus sonrisas y lágrimas y de verdad, que muchas cosas buenas, personalmente te aprecio y seguramente lo sabes y sabe todo el mundo.