viernes, 29 de noviembre de 2013

HABLANDO EN CLAVE





En definitiva, escribiendo porque estoy cansada, desencantada, enfadada, siento una enorme impotencia y no puedo decir el motivo, ni siquiera sé si es secreto profesional o un cúmulo de circunstancias que abocan en lo que para mí es una temeridad y prevenible, no soy la única que lo ve, pero con rellenar unos papeles y hacer firmar otros diluyendo las responsabilidades, aquí paz y después gloria. 

Dilema humano – profesional y nótese el término que pongo en primer lugar, me siento persona ante y por encima de todo, perteneciendo a una sociedad que cada día es más borreguil y egoísta. 


Esta tarde me siento menos creyente si cabe de muchos humanos y de algunos en especial en los que creía incondicionalmente y el trabajo en equipo es una pura patraña. 

Estoy rendida, agotada y suena incesantemente en mi cabeza la canción resistiré, aún cuando lo más cómodo sería no pensar, no cuestionar, no debatir, no luchar y callar.


Por hoy ya me callo y replanteo nuevas estrategias tras una evaluación personal desde el más absoluto desánimo puntual, necesito una desconexión mental nada fácil, volver a sentir ilusión e imaginar que el lunes todo será mejor.



SUEÑOS (Diego Torres con Julieta Venegas)




2 comentarios:

medicoypaciente.com dijo...

Probablemente estás un poco desbordada por el trabajo y es estrés que le acompaña, descansa y replanteate los problemas cuando no los tengas tan recientes.

Natividad López Langa dijo...

Gracias Mª José, buen diagnóstico y suelo ser buena "paciente", los problemas ya son crónicos, de ahí poder evaluar algunos.
Un abrazo