sábado, 2 de abril de 2011

JUBILACIÓN DE UNA AUXILIAR DE ENFERMERÍA EN EL ÁMBITO EDUCATIVO


Sí, también hay Auxiliares de Enfermería en un Centro Educativo de la Comunidad de Madrid, en concreto en el CPEE María Soriano.

Y una de ellas, compañera y amiga, tras 35 años de trabajar en dicho Centro, se jubila y empieza una nueva etapa en su vida, que deseamos sea muy feliz.

Este escrito, lo escribí y leí encantada y emocionada, cuando celebramos el acto oficial de despedida.

"Estas palabras, dedicadas a Lola en el día de su jubilación, pretenden, desde el respeto y el cariño hacia ella y a todos los presentes, ser una una despedida laboral de consideración y honor, a una gran profesional de la Enfermería.

Con gran emoción, tristeza y alegría, voy intentar trasmitir lo que muchos de sus compañeras y compañeros sentimos hacia ella.

En un lugar de la Mancha, en el Toboso, nació Lola.
Dolores Muñoz Olmo, Lola, hace 35 años comenzó su andadura en el Instituto Nacional de Reeducación de Inválidos sito en la Finca de Vista Alegre, en el barrio de Carabanchel, Madrid.

Auxiliar de Enfermería con grandes dosis de paciencia, humanidad y trabajadora excepcional.

Este escrito, quiere ser, un pequeño homenaje a esta mujer toledana de nacimiento y madrileña de adopción y de paso, ya que nos fuimos de manera tan precipitada y triste del Palacio del Marqués, recordar brevemente en estas fotos, el lugar dónde ha desarrollado la mayor parte de su vida laboral.

Comiendo el otro día, recordábamos algunas anécdotas del “INRI”, casi todas relacionadas con nuestro quehacer diario sanitario y las personas que han pasado por allí y que ahora recordamos, incluso a algunos ya no están con nosotros.

Comenzamos trabajando en un Centro Sanitario con Dirección Médica, que fue pionero en tratar personas con discapacidad física de manera multidisciplinar con el objetivo de la futura reinserción laboral de las mismas.

Centro que tuvo sus momentos de gloria y referente del tratamiento integral de discapacitados físicos y incluso a nivel europeo, con quirófano incluido.
Esta etapa, aunque algunos traten de hacérnosla olvidar, la añoramos y la recordamos con mucho cariño.

El Centro y según las normativas legales que no vamos a valorar, hoy no es el día, fue transformándose, y pasó a ser un Centro de Educación Especial, primero CPEERI y actualmente CPEE María Soriano, Centro SINGULAR de la Comunidad de Madrid.

Lola y todos los profesionales sanitarios que trabajamos con ella, nos hemos ido adaptando a los sucesivos cambios, aceptando que las leyes siempre van por detrás de las necesidades reales de los usuarios y tratando de convivir en una estructura que para la muchos de los alumnos de este Centro, ya no es al menos lo que era, ni mejor ni peor, es distinta.

Hemos pasado momentos muy duros, verdad Lola? Hemos trabajado mucho, y cada vez hemos sentido que íbamos siendo menos valorados y reconocidos profesionalmente a nivel administrativo.

Cuánto hemos aprendido a todos los niveles. Qué bien hemos trabajado procurando que los alumnos y personas que han pasado por “nuestras manos” se hayan sentido lo mejor posible, cuidando de su salud y proporcionándoles calidad de vida de calidad superior, durante su estancia en el Centro.

Y en nuestro querido Departamento de Enfermería sabemos eso y sabemos que tú eres una de las personas que han colaborado a ello de manera exquisita.

Hemos reído, llorado, peleado, disfrutado, enfadado, cansado y participado en muchas actividades. En estas fotos vemos algunas, no están todas, pero nos acordamos de cada una.

Me está costando hacer este escrito más de lo que pensaba, cuesta decir tantas cosas vividas contigo en unas líneas y que al mismo tiempo, desde la positividad que siempre has demostrado, queden reflejadas no con dolor y añoranza, sino con la alegría inmensa que tienes que sentir por el trabajo bien hecho y el cariño y respeto de todos tus compañeros.

Personalmente y como Supervisora de Enfermería, trabajar contigo ha sido un honor y un placer, siempre te he tenido cuando te he necesitado.
Me consta que para tus compañeras y compañeros del departamento de enfermería, médico y todos los demás, también.

Todos los que aquí estamos hoy aquí, queremos darte las gracias por haber trabajado contigo, hemos sido muy afortunados y te deseamos que disfrutes de tan merecido descanso laboral y que esto sí, esto es un adiós profesional, pero un hasta siempre personal.

Te queremos Lola

Madrid 31 de Marzo de 2011"

El power, cuando esté terminado con las fotos de este día, te lo entregaré a ti Lola.


DEDICADO A UNA GRAN MUJER, LOLA